miércoles, 5 de julio de 2017

ANGUSTIAS

“Sólo hay tres cosas que hacer con una mujer: Amarla, sufrir por ella, 
o convertirla en un poema....” Di Carpio.

“El amor se compone de una sola alma que habita en dos cuerpos”. Aristóteles.

“La vida es un ruido entre dos grandes silencios”. Isabel Allende

ANGUSTIAS.
© Todos los Derechos Reservados del Texto. 03/07//2017
Autor: Manuel F. Romero Mazziotti. Tucumán Argentina
Acaríciame,
y no me digas nada más.
Llena mis silencios, vacíos de sueños,
y ámame suavemente y no me dejes, nunca jamás.
Si,
si eres tú mi amor, escucha mi dolor, calma mis lamentos
sólo bésame, y dame la tibieza de tu piel y de tu cuerpo
y en el sendero de la vida, juntos vivamos cada momento.
Quítame,
angustias, con tu voz y tus caricias, en el largo letargo de mis sueños
dejaré todas mis crueles esperas entre las cenizas del olvido
y gocemos de las pasiones, que viven entre lujurias y suspiros.
No preguntes,
no digas nada más, deja que seque tus lágrimas de amor
espinas que mi alma aquieta, en recuerdos que desgajan
recuerda que te amo desde siempre, no importa mi dolor.
Escucha,
el loco latir exasperado, que martiriza y siento en mi alma
enardeciendo en la pasión y el fuego, en todo mi cuerpo
en el dulce delirio por tu amor que me quita la calma.
Apriétame,
con tus brazos de pétalos de rosas tan leves, sutiles, que me aman
déjame sentir las huellas perfumadas de tus caricias en mi espalda
déjalas morar en mi piel, que en su contacto de amor, se desgaja.
Dame,
toda tu alegría de vida, perenne, como las auroras que iluminan
y vivir contigo los otoños de mi vida en tu juventud toda la vida
entre mis años en tu espera, ya vividos por ti, que te reclaman.
Necesito,
vivir el amor contigo, entre la nostalgia y la soledad de mi vida
bebiendo de tus ojos, dos soles de amaneceres transparentes
en la lujuria la pasión de los cuerpos, sin preguntas ni respuestas.
Bebe,
entre los barrancos de mis labios, y de mi boca insaciable
perdido en tu aliento, el goce de tus mieles y tus simientes
quemándonos en locuras de amor, en abismos ardientes.
Arráncame,
la vida, con el néctar de tu aliento tibio, dulce y delicioso
déjame gozar la belleza de tu amor, de rosa florecida
en tu dulce compañía, en momentos que quiero, hermosos.
Siento,
en el relato íntimo y fogoso de tu vientre en cada encuentro
pasión que martiriza entre el aroma y el vértigo de tus besos
y el eco de la música de tu voz, que aquieta mis silencios.
Consiénteme,
abolir todas las fronteras de la pasión de nuestros cuerpos
atesorar en mi alma la fiesta de tu luz en todos los instantes
entre nuestras pasiones y el banquete voraz de los sentidos.
Quiéreme,
preludiando el daño de las sabias del otoño, cruel desengaño
cuando el fuego del sexo se esfume en las nubes del recuerdo
y lo sientas ya resentido y lejano, del éxtasis soñado.
Perdura,
Con tu pasión y tu amor en todos mis momentos, mi querida
ya que solamente por ti, sobrevivir la vida, me es amada
porque el día que tú me faltes, me arrancaré la vida.

Por favor, tú que dices que me quieres tanto
regálame siempre, amor, tu risa cristalina
pero nunca no, lo hagas con tu llanto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu nombre

Tu nombre Tu nombre es el nombre que siempre he nombrado En sueños escondidos y en deseos negados. Al nombrar tu nombre mis días se torna...