miércoles, 28 de marzo de 2018

!¡ Malo, fui malo ¡!


!¡ Malo, fui malo ¡!

Si pudiese limpiar de mis mentiras mi alma, con mis lágrimas crearía un universo con tal que de nuevo tus labios se posaran en los míos...

Malo fui, hombre malo, más hoy solo deseo volver al refugio de tus brazos...

Aún recuerdo como mi proa erguida tal cual veloz velero navegaba en el fuego de tus mareas bravías

Buscador de perlas siempre fui, surcador de otros mares indomables, sin percatarme que sola tú me dabas tu fiel refugio

Huracàn de pasiones, vorágine de sentimientos desbocados siempre fuiste mientras yo levaba mis velas en el desierto de otros mares de noche

Hoy abatido y triste por no tener el cobijo de tu zoco deambulo entre marismas hambrientas, más solo deseo templan mis velas y dormir en el refugio tibio de tu vientre

Perdóname amor mío, perdona a este estúpido hombre, aunque siempre te amé, jamás fui un buen hombre, hoy tras los años de marejadas inciertas mi único deseo es arrimar a tu abrigo

Aún recuerdo como exudabas el néctar de mis células cuando mi velero surcaba tus mares de tibias y blancas aguas, áspero dulzor en tu boca donde sin reparos mis labios se sellaban en amores a los tuyos

Aún la sinfonía de los recuerdos me estremece en pasiones cual pupila dilatada avisándome del surgir del epicentro, del mas febril orgasmo que desde tus labios se escapaba y una sonrisa de tus labios delataba tus amores por mis labios

Malo, fui malo, más solo te pido el perdón de un recuerdo y me dejes levar anclas solo y únicamente en tu puerto

Ricardo Martín Lemes
Derechos de Autor ©
Lanzarote Islas Canarias España

Escrito creativo, no autobiográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sangría

El cristal de Rosshalde Acerca de… Sangría Publicado el  22 mayo, 2018  de  Scarlet C “-Me sentía muy solo cuando todos...